Gozosos en Lo Más Importante

Gozosos en Lo Más Importante
Sus Nombres Están Escritos en los Cielos

Introducción:

A. Campeonato de beisbol: Boston Red Sox
B. Ganar no es el asunto más importante – es lo único que sea importante. (Vince Lombardi – Green Bay Packers 1959)
C. Lo importante no es “ganar o perder sino cómo compete en el juego” (Grantland Rice – reportero deportivo)
D. ¿Qué celebra usted? ¿Qué hay que produce en usted la celebración?
1. ¿La victoria?
2. ¿El esfuerzo?
3. ¿La participación?
E. La Biblia nos enseña celebrar y regocijarnos en muchas cosas:
1. El día hecho por Dios.
2. El Señor Mismo
3. El arrepentimiento
4. Las bendiciones de otras personas
5. Que Cristo haya sido proclamado
6. Que Cristo viene
7. Cristianos fieles
F. ¿Qué le importa más a usted?
1. ¿La salud?
2. ¿La familia?

I. Aquello que es importante pero No es Lo Más Importante:
Por tanto, que su regocijo no dependa de esto.

A. El éxito económico – las riquezas – porque son inciertas y temporales.
B. Los talentos – deporte, música, etc. – porque son inciertas y temporales.
C. La inteligencia – logros académicos – tecnología – incierta y temporal.
D. La salud – incierta y temporal.
E. La familia – incierta y temporal.
F. El poder sobre las fuerzas de la maldad (Lucas 10:1-20)
1. Habría demonios que no pudieran sacar.
2. Habría fuerzas de la maldad que los atormentarían
3. Habría seguidores de la maldad que no pudieran persuadir
4. Habría fuerzas de la maldad que dejaría destrozadas las iglesias que trabajaron para establecer y fortalecer
5. Habría conversos que no permanecieran fieles.
G. Una verdad animadora para nosotros – aquí – ahora.
1. Deseamos tener éxito con nuestros hijos y nietos:
a. Protegerlos del daño y de las enfermedades graves
b. Protegerlos de la maldad de este mundo
c. Su preparación académica – profesional
d. Su matrimonio
e. La crianza de sus hijos
f. Su conversión y fidelidad a Cristo y Su iglesia
g. Hay mucho que podemos hacer y al tener éxito, podemos gozarnos en ello pero no podemos controlar estos resultados.
2. Deseamos tener éxito en nuestro propio matrimonio:
a. Comprendernos
b. Lograr la intimidad – cercanía
c. La devoción mutua
d. La fidelidad a Cristo y Su iglesia como pareja
h. Hay mucho que podemos hacer y al tener éxito, podemos gozarnos en ello pero no podemos controlar estos resultados.
3. Deseamos tener éxito como iglesia en nuestra lucha contra la maldad a favor de nuestro Dios:
a. En la unidad y el acercamiento unos con otros
b. En la edificación mutua
c. En ser fieles a la doctrina bíblica
d. En ofrecer el amor, el apoyo y el ánimo que cada miembro del cuerpo de Cristo en este lugar necesita
e. En llegar a ser un cuerpo eficiente en el cual cada miembro es activo según sus habilidades
f. En proveer para los niños y los jóvenes la oportunidad de desarrollarse moral y espiritual mente.
g. En crear un ambiente de amor, gozo y paz en el cual cada persona se siente bienvenida, deseada, necesitada y apreciada.
h. En cumplir con nuestra misión principal: glorificar a Dios.
i. En traer las almas perdidas al Salvador
j. En ser una iglesia que crece – una iglesia vibrante y reconocida para la honra de Dios
k. Hay mucho que podemos hacer y al tener éxito, podemos gozarnos en ello pero no podemos controlar estos resultados.

II. ¡Lo Más Importante! Debe estar seguro que su gozo depende de esto:
“que sus nombres están escritos en los cielos”

A. El hecho (Filipenses 4:3; Hebreos 12:23)
B. La bendición (Apocalipsis 21:27)
C. El peligro (Salmos 69:28; Apocalipsis 3:5; Éxodo 32:33)
D. El juicio (Apocalipsis 20:12,15)
F. ¡¡Esto sí es causa de regocijo!!

III. ¿Por Qué Me es Tan Importante?

A. Porque es cierto
B. Porque es eterno
C. Porque es lo único que usted mismo decide por la gracia de Dios: hacerse cristiano y permanecer fiel para que su nombre permanezca registrado en el cielo.
D. Nada hay que sea tan importante
E. Regocíjese en esto: que su nombre está escrito en los cielos.

Conclusión:

A. ¿Está escrito su nombre en los cielos? ¡Regocíjese! Sea animado.
B. ¿Está su nombre en peligro de ser borrado del libro de Dios? ¡Arrepiéntase! Nada hay que valga la pena perder su lugar en el libro de la vida.
C. ¿Nunca fue escrito su nombre en el cielo? Debe creer y obedecer (Marcos 16:15,16). Nada hay que sea tan importante. Habrá mucho gozo por todos lados – entre nosotros – en el cielo – en su corazón.