Amnesia: Mal Pernicioso

Amnesia: Mal Pernicioso
No Olvidar lo que Escucha de Dios
Santiago 1:23,24

Introducción:

A. La amnesia de Julie.
B. La amnesia mental puede ser involuntaria o en casos extremos puede ser, en cierto sentido, voluntaria – como una defensa contra el dolor de la memoria (una niña violada por un pariente).
C. La amnesia espiritual de la cual estaremos hablando puede ser por descuido o puede ser intencional.
D. Santiago 1:22-25: “Se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era”.
E. La Palabra de Dios Nos Revela:
1. La persona de Dios (Padre, Hijo, Espíritu Santo)
2. La voluntad de Dios
3. Lo que es el ser humano
4. Lo que Dios desea del ser humano
5. Lo que Dios desea para el ser humano
F. Si nos olvidamos de lo que Dios nos ha revelado en este maravilloso espejo, el resultado para nosotros es sumamente pernicioso (destructivo).
G. Nuestro enfoque va a ser en el concepto literal de la amnesia: el de olvidarse de su propia identidad.

I. La Amnesia Espiritual: Nos Olvidamos de lo Insignificante que Somos – Comparados Con Dios.

A. Que la totalidad de las naciones de seres humanos somos como menudo polvo en las balanzas : insignificante ante el Omnipresente Dios (Isaías 40:15)
B. Que somos barro: meras criaturas ante el Creador Dios (Romanos 9:20)
C. Que somos polvo: débiles ante el Omnipotente Dios (Salmos 103:14b)
D. Que somos neblina: de paso ante el Eterno Dios (Santiago 4:13-15)
E. Que somos suciedad: miserables pecadores ante el Santo Dios (Isaías 64:6)

1. Esto describe la realidad acerca de todo ser humano cuando nos consideramos a la luz de las Escrituras y bajo el dominio del pecado.
2. Pero todo esto no toma en cuenta lo que Cristo Jesús ha logrado para nosotros por medio de Su vida, muerte, resurrección y ascensión a la diestra de Dios.

II. La Amnesia Espiritual: Nos Olvidamos de lo Significante que Podemos Ser – Para Dios.

Lo que sigue describe el valor que Dios nos ha asignado y lo que podemos ser si aceptamos Su amor y Su gracia manifestados en Cristo Jesús y si recibimos Su Palabra en nuestro corazón y nos convertimos en hacedores de ella en nuestra vida.

A. Que somos hijos que tenemos “la cara de Dios Mismo” (hechos a Su imagen) (Génesis 1:26,27)
B. Que somos los amigos por los que murió y con los que desea ser íntimo (Juan 15:13-15; 14:23)
C. Que somos el cuerpo que lo completa y por el cual El obra en este mundo (Efesios 1:22,23)
D. Que somos la esposa con la cual desea vivir para siempre (2 Cor. 11:2; Efesios 5:25-27)
E. Que somos la herencia Suya [ampliaremos este punto mañana] (Tito 2:14; 1 Pedro 2:9; Deuteronomio 4:20; Efesios 1:18)
F. Que somos embajadores del Rey del universo (2 Corintios 5:20)
G. Que somos reyes y sacerdotes para Dios (Apocalipsis 1:6)
H. Que somos herederos de Dios (Gálatas 3:29; Romanos 8:16,17)

Conclusión:

A. La persona que padece de la amnesia no deja de ser quién es. La amnesia no cambia la realidad.
B. Si nosotros somos oidores olvidadizos, esto no cambia tampoco la realidad espiritual nuestra.
C. Más vale recordar:
1. Lo insignificante que somos comparados con Dios.
2. Lo significante que somos para Dios.
3. La única manera de lograr nuestra potencial eterna.
4. De otra manera lo perderemos todo por ser oidores olvidadizos y nos habremos destruido a nosotros mismos por causa de la amnesia espiritual.
D. Gálatas 3:26,27
E. Romanos 8:12-14