¡Urgente! ¡Prepárese Para Esperar al Señor!

¡Urgente! ¡Prepárese Para Esperar al Señor!

“La Vida Hace Urgente la Preparación”

Introducción:

A. ¡Jesucristo viene! Y toda la humanidad cae en una de dos categorías:
1. Aquellos que esperan y anhelan su venida (Tito 2:13). Aman Su venida (2 Tim. 4:8).
2. Aquellos para los cuales Él vendrá como ladrón en la noche (1 Tes. 5:2,3). ¡Ellos deben temblar al pensar en Su venida! (2 Tes. 1:7-9)
3. ¿Cuál le describe a usted?
4. Emocionalmente, aún muchos cristianos caen en medio de las dos actitudes. “Maranata” (1 Cor. 16:22) no acostumbra ser nuestro clamor. Por lo general no “apresuramos” el día (2 Pedro 3:12).
B. Actitudes extremistas erradas:
1. Nada aquí importa. Vamos a los cerros para esperarlo.
2. Las señales del tiempo: ven Su venida en las noticias del día.
3. Nada tiene que ver conmigo.
C. Sea cual sea su actitud, Jesucristo viene y será el día más importante en toda la historia del mundo desde el día de la resurrección de nuestro Señor.
D. La urgencia de prepararnos para Su venida debiera ser obvia, pero la realidad que observamos en el mundo y, muchas veces, en la iglesia de Cristo es que no hemos captado la urgencia. Al contrario, vivimos como si nunca habrá de suceder.
E. Nuestro enfoque en esta lección es que la vida misma hace urgente la preparación para esperar al Señor.
1. Mañana trataremos la urgencia que nos impone “la muerte” de prepararnos para esperar al Señor
2. El sábado trataremos la urgencia que nos impone “la eternidad”
3. Pero ahora enfocaremos la urgencia que nos impone la realidad de “la vida” en nuestro tiempo.

I. El Peligro de No Prepararse para Esperar al Señor

A. El peligro de no volver en sí (Lucas 15:11-32)
B. Por causa del placer del pecado (Hebreos 11:25; 3:13) La esposa de Lot
C. Por la ceguera de la mente (Romanos 1:28; Efesios 4:17-19) Pete Brantley
D. Por la conciencia cauterizada (1 Timoteo 4:2)
E. Por el poder del pecado (Juan 8:34; Romanos 6:16; 2 Timoteo 2:26) Mi hermano
F. Por las consecuencias del enredo del pecado (2 Pedro 2:20) Las deudas; Las pandillas.
G. Por las heridas que el pecado provoca en la salud y la mente (Romanos 1:27; Proverbios 5:9-13)

II. Las Bendiciones de Prepararse para Esperar al Señor

A. La paz en vez del temor (1 Juan 4:16-18)
B. El gozo (Filipenses 3:20 – contexto)
C. La confianza (2 Timoteo 4:6-8)
D. La paciencia (Santiago 5:8,9)
E. La santidad (1 Juan 3:2,3)
F. El consuelo (1 Tesalonicenses 4:18)
G. El favor de Dios en toda empresa

Conclusión:

A. ¡Jesucristo viene!
B. ¿Anda usted en la luz o en las tinieblas?
C. ¿Qué significa la venida del Señor para usted? ¿Bendición? o ¿Retribución?
D. 2 Tesalonicenses 1:6-9
1. La preparación para Su venida no es complicada
2. La preparación para Su venida no es negociable
E. Arrepiéntase mientras pueda (Hechos 17:30,31)