¿Qué Espera Cristo de Mí?

¿Qué Espera Cristo de Mí?

Introducción:

A. Cristo me conoce completamente y me comprende perfectamente.
1. Sabe muy bien que me es relativamente fácil analizar de manera lógica.
2. Sabe que fácilmente puedo escuchar y comprender a otras personas y su perspectiva.
3. Sabe muy bien que tengo cierta capacidad música y que aprender el español me fue relativamente fácil.
4. También sabe muy bien que no me es natural participar activamente en las actividades sociales.
5. Sabe que me cuesta presentarme y entablar la conversación con desconocidos o aún con personas que conozco pero con quienes tengo poco en común.
6. Sabe que puedo ser muy exigente y perfeccionista.
7. Sabe que controlar la ira no me es fácil.
8. Sabe que soy tentado por el licor.
B. También le conoce a usted íntimamente y reconoce sus habilidades y sus debilidades y lo recibe tanto con lo positivo como también con lo negativo.
C. Sin embargo, la Biblia nos enseña claramente que lo que somos no es lo que podemos llegar a ser y permanecer como somos no es lo que Cristo espera de nosotros.
D. ¿Qué espera Cristo de mí? (Note que no es lo que espera usted de mí)
1. Hay tantas respuestas como las hay individuos con personalidades distintas – debilidades distintas – y capacidades distintas.
2. Lo que espera de mí no es exactamente lo que espera de cada uno de ustedes.
3. Sin embargo, hay principios bíblicos claves y muy claros que nos sirve a cada uno de nosotros para saber mejor exactamente lo que Cristo espera de mí. Esta tarde estudiaremos 2 de ellos.

I. Espera que Sea Sacrificio Vivo (Romanos 12:1)

A. No tiene sentido esperar menos.
B. No acepta menos (Lucas 14:27)
C. Es el sacrificio de todo lo que soy – incluyendo mi personalidad.
1. La muerte del “yo” – el ego (Gálatas 2:20)
2. La muerte de la “carne” – los deseos egoístas (Romanos 8:12,13)
D. Es llegar a ser siervos (esclavos) de Dios

II. Espera que Sea Transformado (Romanos 12:2)

A. Transformación = metamorfosis
B. Que seamos como Cristo (cristianos – discípulos)
C. La meta de la obra del Espíritu (2 Corintios 3:18)
D. El propósito de evangelistas, pastores y maestros (Efesios 4:13)
1. Para que podamos servir – ser útiles
2. Para que podamos ser estables
E. La pasión del apóstol Pablo (Gálatas 4:19)
F. No es que deje de ser “colérico” sino que sea colérico guiado por el Espíritu de Dios – transformado.
G. Tanto Pablo como también Juan fueron transformados, pero los resultados fueron muy distintos. Pablo no dejó de ser colérico-melancólico y Juan no dejó de ser melancólico-flemático

III. Espera que Lleve Fruto Según Mi Capacidad (Juan 15:2)

A. Para la gloria de Dios (Juan 15:7)
B. No según la capacidad de otro sino la suya (Mateo 25:15,21,23)
1. ¿Quién fue más fiel? Pablo, Pedro, Juan
2. No se trata de la cantidad de fruto sino de la fidelidad en el servicio con lo que Dios le da.
C. No hay excepción (Juan 15:2)
D. El fruto del Espíritu – cambio de carácter (Gálatas 5:22,23)
1. Pero aún en esto habrá diferencia.
2. Entre aquel que es “impaciente” por naturaleza (personalidad) y aquel que es “paciente” por naturaleza.
3. Entre aquel que es “gozoso” por naturaleza y aquel que tiende a deprimirse por naturaleza. (No confundamos la alegría con el gozo o la seriedad con la tristeza)
4. Entre aquel que es afectuoso por naturaleza y aquel que es más reservado. Hay distintas maneras de expresar el amor – pero también debo esforzarme por desarrollar la expresión del amor que necesitan otras personas.

Conclusión:

A. ¿Cómo logro compartir este anhelo divino?
1. Las misericordias de Dios nos motivan (Romanos 12:1)
2. El amor de Cristo nos constriñe (2 Corintios 5:14)
3. El premio eterno nos anima (Hebreos 12:2,3)
B. ¿Complacerá usted a su Redentor o Lo desilusionará?