Nosotros Somos (4): El Reino de Dios

Nosotros Somos (4): El Reino de Dios

Introducción:

A. Ellos y sus antepasados lo habían anticipado por 900 años o más. Luego la mayoría se lo perdió. (Marcos 9:1)
B. Somos los llamados de Dios, el temple de Dios, el remanente de Dios y también el reino de Dios.
C. En realidad ¿qué significa que seamos el reino de Dios? Es fácil que se nos olvide.
D. Saber quiénes somos decide nuestros valores y nuestras prioridades. También nos vigoriza y nos centra (así como hizo en el caso de Jesucristo).

I. Significa Que Somos Los Redimidos con Sangre

A. Por lo general el inicio de un “reino” implica el derramamiento de sangre (Alejandro Magno).
1. La entrada al reino de Dios es a la vez extraña y poderosa (Colosenses 1:13,14; Efesios 1:7).
2. Redimidos de la potestad de Satanás por medio de la muerte de nuestro Rey.
B. El camino para compartir el poder (Apocalipsis 1:5,6).
C. Comprados con sangre – la de nuestro Rey (Hechos 20:28).
D. Redimidos de una vida desperdiciada (1 Pedro 1:18,19).
E. La cruz está en el centro de quienes somos. Somos un reino comprado con sangre.
F. Esta misma sangre nos conecta unos con otros.
II. Significa que Somos Como Niños en Humilidad

A. Es una cualidad extraña e inesperada en la cual fundamentar un reino (Mateo 18:3,4).
B. Comprendemos que la humildad es el camino hacia la exaltación (Santiago 4:19).
1. Es diferente de otros reinos porque somos un reino de siervos (Mateo 20:25- 28).
2. Progresamos en este reino por servir más y para poder servir aun más.
C. Cuando comprendemos esto, no nos es tan extraño que entremos al reino por medio de el nuevo nacimiento (Juan 3:3,5).
D. Este espíritu humilde de servicio nos conecta unos con otros.

III. Significa que No Somos de Este Mundo

A. El Rey Mismo declara este principio (Juan 18:36). Somos el reino del cielo.
B. El Rey nos da el ejemplo (Juan 8:23).
C. No somos de:
1. Su sabiduría (1 Corintios 1:20). Filosofía de vida.
2. Su inmoralidad (1 Corintios 5:10). Valores.
3. Su dios (2 Corintios 4:4). Siempre detrás de la conducta del mundo.
4. Su ambición (1 Timoteo 6:17; Santiago 2:5). La medida del éxito. Ricos en fe.
D. No estamos enamorados del mundo (1 Juan 3:1). El “mundo” es el enemigo.
E. El Rey nos advierte de las consecuencias (Juan 15:19).
F. Por tanto, sacrificaremos lo que sea necesario de este mundo para estar en el reino eterno de Dios (Hechos 14:22).
1. Las posesiones materiales (Lucas 18:29,30). El joven rico.
2. Las relaciones injustas (Mateo 19:12). Note el contexto.
G. Somos un reino de extranjeros (forasteros).
H. Esta identidad de “extranjeros” nos conecta unos con otros.

IV. Significa Que Estamos Dedicados a Practicar La Justicia

A. Una justicia que comienza en el corazón (Mateo 5:20).
B. Una justicia que se manifiesta en la obediencia (Mateo 7:21). El deseo sincero y la decisión firme de hacer la voluntad de Dios.
C. Sabemos que sin ella, perdemos nuestro puesto en el reino (1 Corintios 6:9,10; Gálatas 5:21
D. Por tanto, hasta estamos dispuestos a sufrir injustamente por causa de la justicia.
1. Mateo 5:10
2. Lo consideramos como privilegio y honor (Filipenses 1:29; Colosenses 1:24).
3. Vencemos el mal con el bien (Juan 18:36,37; Mateo 26:52-54; Romanos 12:17-21).
E. Somos un reino compuesto de personas que obedecen y sufren.
F. Esta este sufrimiento voluntario por causa de la devoción a la obediencia nos conecta unos con otros.

Conclusión: ¡Pruébase!

A. ¿Ha sido redimido con la sangre del Rey?
B. Si usted tiene el espíritu humilde de un niño y ha nacido de agua y del Espíritu, usted está en el reino de Dios.
C. Si sus convicciones, sus valores y sus ambiciones no son las de este mundo, usted está viviendo como el reino de Dios.
D. Si usted está dedicado a obedecer a Dios de corazón y practicar la justicia en cada faceta de su vida, cueste lo que cueste, usted está viviendo conforme a las normas del reino de Dios.
E. Si no, ¡no se vaya a perder el reino! Comience hoy mismo por humillarse ante el Rey para que Él le pueda librar de la potestad de Satanás.
F. Hay solamente dos reinos. ¿En cuál vive usted?