Nosotros Somos (2): El Templo de Dios

Nosotros Somos (2): El Templo de Dios

Introducción:

A. Moisés en la presencia santísima de Jehová frente a la zarza ardiente que no se consumía (Éxodo 3:2).
B. Israel guiado por Su presencia poderosa (Éxodo 13:21,22).
C. Israel ante la presencia asombrosa de Jehová en Sinaí (Éxodo 19:18,19; 20:18,19).
D. Isaías atemorizado en Su presencia (Isaías 6:1-5).

I La Gloria de Dios en el Templo del Antiguo Pacto
A. La gloria de la presencia de Dios [el tabernáculo] (Éxodo 40:34,35).
1. La impresionante manifestación de Dios que inspira la reverencia. Moisés no pudo entrar.
2. La manifestación de Dios que inspira confianza.
B. El asombroso asentamiento del Nombre de Dios [el templo] (1 Reyes 9:3).
1. Todo se detuvo cuando Dios llenó el templo (1 Reyes 8:10,11). La nube llenó la casa.
2. El único lugar aprobado para la verdadera adoración sacrificial que era aceptable a Dios (2 Crónicas 7:1-3).

II. Jehová Está en Su Santo Templo (Habacuc 2:20)

A. Es un llamado a la reverencia ante el Dios del universo.
B. Es un llamado al arrepentimiento ante del Juez del Mundo.

III. Nosotros Somos el Templo de Dios

A. Recordemos lo que somos, según Dios. “Nosotros Somos”:
1. Los llamados de Dios.
2. El templo de Dios (Efesios 2:19-22).
B. El Privilegio Asombroso: Somos morada de Dios (Efesios 2:22).
1. El cumplimiento de la sombra antiguotestamentario.
a. El cuerpo es mayor que la sombra. ¡Sí! ¡Mayor!
b. Debemos siempre estar asombrados ante la presencia de Dios entre nosotros.
c. El exaltado privilegio de entrar en la asamblea del pueblo de Dios nos debe llenar de tanto gozo como también reverencia.
d. El honor de vivir como templo de Dios nos debe llenar de tanto gozo como también reverencia.
2. El anticipo de la gloria eterna (Apocalipsis 21:3,22).
3. El enfoque principal de la iglesia no está en nosotros así como el enfoque principal del templo no estaba en Israel (Efesios 1:24).
C. La Responsabilidad Asombrosa: Ser un templo santo (Efesios 2:12).
1. El Propósito: Dedicado exclusivamente a Dios.
a. Un sacerdocio santo (1 Pedro 2:5).
b. Para Su adoración [ofrecer sacrificios aceptables a Dios] (1 Pedro 2:5; Hebreos 13:15,16). Ningún otro cuerpo de personas pueden ofrecer una adoración que sea aceptable a Dios.
c. Para Su gloria (Efesios 3:10,21).
2. La Sumisión a Su Autoridad: edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas (Efesios 2:20). Ellos dejaron la enseñanza inspirada para toda generación.
a. Jesucristo mismo es la principal piedra del ángulo (Efesios 2:20; 1 Corintios 3:11).
b. La Fidelidad: nuestra decisión sencilla y firme: ¿Permaneceremos fieles sobre Su fundamento o no, para que seamos Su templo?
3. La Unidad: bien coordinado, que va creciendo para ser un templo entero (Efesios 2:21; 1 Corintios 3:17).
a. Él nos acercó juntos por Su sangre (Efesios 2:13,14).
b. Fuimos reconciliados juntos por Su cruz (Efesios 2:15,16).
c. Todos trabajamos juntos (1 Corintios 3:10; Efesios 4:16).
d. Crecemos juntos (Efesios 2:21,22).

Conclusión: Algunas preguntas penetrantes y exhortaciones que surgen de estas verdades.

A. Siendo la iglesia que es de Cristo ¿cuánta importancia tenemos para con Dios?
B. ¿Qué relevancia tenemos como templo de Dios para el mundo en el cual vivimos?
C. ¿Cuán importante es la santidad personal de cada uno de nosotros en cada faceta de la vida?
D. ¿Cuán importante será nuestra actitud unos hacia otros como templo santo de Dios?
E. ¿Cuán maravillosa será la bendición que tenemos de ser la propia morada del Dios Omnipotente en este lugar y en este tiempo? ¿Ahorita?
F. No ponga atención a las mentiras que se propagan acerca de la iglesia de Dios. (Es solamente otra religión de las muchas que hay. No tiene importancia.
G. Nunca permita que alguien o algo sea prioridad por encima de la fidelidad a su propósito como templo santo del Señor.
1. Cuando usted o yo no estamos presentes con la iglesia de Cristo reunida, falta una parte del templo de Dios y falta una parte de la adoración santa de Dios.
2. Cuando usted o yo no estamos trabajando fielmente con el resto de la iglesia de Cristo, la obra de Dios se disminuye.
3. Cuando usted o yo no estamos creciendo juntamente con el resto de la iglesia de Cristo, la fuerza del templo donde mora Dios se disminuye.
4. Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él, porque el templo de Dios es santo, y eso es lo que vosotros sois. (1 Corintios 3:17). Sea por murmuración, chismes, pleitos, negligencia, pereza, impureza, abandono de la verdad, o rebeldía; sea lo que sea que destruya el templo de Dios, el castigo de Dios le caerá.
H. ¡Recordemos que somos el templo santo de Dios!