Nosotros Somos (1) : Los Llamados de Dios

Nosotros Somos (1) : Los Llamados de Dios

Introducción:

A. Nuestra cultura cambia rápidamente. (Ilustrado en los medios de comunicación personal: Cartas – telegramas – teléfonos – celulares – textos — internet [Facebook, Skype, etc.].
B. Nuestra cultura actual también es cada vez más:
1. Más ignorante del plan de Dios.
2. Más alejada de Su voluntad.
3. Menos interesada en Su reino.
4. Como resultado la tendencia es que cristianos se olviden del papel esencial que Dios les ha asignado.
C. Como la iglesia que es de Dios, es vital que recodemos quien somos en verdad para estar seguros de cumplir con el papel que Dios nos asignó y hacer lo que Él preparó para nosotros (Efesios 2:10).
D. Este estudio es el primero en una serie de 6.

I. NO Somos:

A. Un club social.
B. Una organización cívica ni política.
C. Un programa de servicios sociales.
D. Un centro recreativo.
E. Una de muchas opciones para aquellos que busquen realizarse espiritualmente o hallar la satisfacción espiritual.

II. Somos Los Llamados

A. La iglesia = los llamados fuera de (ekklesía).
1. Los cristianos en Roma = los “llamados a ser de Jesucristo” (Romanos 1:6) y “llamados a ser santos” (Romanos 1:7).
2. La iglesia de Dios en Corinto = los “llamados” (1 Corintios 1:24), “los llamados a ser santos” (1 Corintios 1:2), y “los llamados a la comunión con Su Hijo Jesucristo, nuestro Señor” (1 Corintios 1:9).
B. Hemos sido llamados personal e individualmente por Dios.
1. Es la única manera de entrar en la comunión con Jesús (1 Corintios 1:9).
a. “Solo por invitación”.
b. S.R.C. (“se ruega contestación”).
2. Nos llama a Sí por Su gracia (2 Timoteo 1:9; Gálatas 1:6). En la persona de Jesucristo es como si Dios se arrodillara y nos llamara a Sí Mismo.
3. ¿Cómo lo hace? Por medio del evangelio (2 Tesalonicenses 2:14,15).
C. Los llamados son el pueblo escogido de Dios – los Suyos Propios (1 Pedro 2:9-12).
1. Nos “llamó de las tinieblas” (1 Pedro 2:9).
a. Nos libró de la potestad de las tinieblas (Colosenses 1:13).
b. Vivimos como extranjeros en este mundo lleno de tinieblas (1 Pedro 2:11) en el cual experimentamos una tensión constante.
c. Vivimos como peregrinos en este mundo está bajo las tinieblas (1 Pedro 2:11). Sabemos que no es nuestra patria y no nos sentimos “en casa”.
2. Nos “llamó … a Su luz admirable” (1 Pedro 2:9,10). Ahora podemos ver.
a. En la persona de Jesús (Juan 1:9). Ilumina
b. En el evangelio de Jesús (2 Corintios 4:4). “La luz del evangelio de la gloria de Cristo”.
c. Luego debemos andar en luz (1 Juan 1:5-7). Practicar la verdad.
d. Luego debemos llegar a ser luz (Filipenses 2:15,16). “sin mancha en medio de una generación maligna y perversa”.
e. Nos llamó a la santidad (1 Tesalonicenses 4:7; 1 Corintios 1:2).
3. Nos “llamó” para llegar a ser los herederos de las bendiciones de Dios (1 Pedro 2:9,10; Hebreos 9:15).
a. Nada éramos, pero ahora somos el pueblo único de Dios (1 Pedro 2:10).
b. Estábamos bajo la ira de Dios, pero hemos recibido la misericordia (1 Pedro 2:10).
c. Es la única manera de heredar la promesa de Dios (Hechos 2:39).
d. Es la única manera de compartir la gloria de Jesucristo (1 Pedro 5:10).
e. Es la única manera de ser salvo )2 Tesalonicenses 2:13,14).
4. Hemos sido llamados para que podamos anunciar Sus virtudes (1 Pedro 2:9).
a. Esto sí es tener una vida con propósito.
b. La meta de la vida llega a ser el cumplimiento del propósito por el cual Dios nos llamó (Romanos 8:28).
c. No es sorprendente que Él desea que andemos “como es digno de Dios que nos llamó” (1 Tesalonicenses 2:12).
d. ¡Qué responsabilidad más abrumadora! (1 Pedro 2:12)
e. La cultura actual (posmoderna) considera a la iglesia como algo irrelevante para con su vida y sus necesidades espirituales. Nuestro deber es estar seguro que esta actitud no sea porque nuestras vidas como cristianos no proclamen las virtudes de aquel que nos llamó porque nosotros somos los llamados de Dios.

Conclusión:

A. Que Dios nos ayude a recordar nuestra identidad. Somos los llamados de Dios.
1. Que por Su gracia – por medio de Su evangelio – hemos sido llamados de las tinieblas.
2. Que hemos sido llamados a Su luz maravillosa.
3. Que vamos camino a gozarnos de la esperanza a que él nos ha llamado…las riquezas de la gloria de Su herencia en los santos. (Efesios 1:18)
5. Nuestro propósito tanto ahora como también por siempre.
B. Que Dios nos fortalezca para vivir digno de la vocación con que fuimos llamados (Efesios 4:1).
C. El llamado y la bendición de Dios también son para usted (Hechos 2:39).