La Motivación del Cristiano – Motivado por el Premio

La Motivación del Cristiano (4)
“Motivados por el Premio”
¡No Puedo Dejar de Persistir!

Introducción:

A. ¡A veces quisiera dejarlo! Lo he pensado dejar de vez en cuando, pero no lo puedo hacer.
1. No me refiero a algún vicio o pecado.
2. Me refiero a dejar de luchar por Cristo – dejar de anunciar Su voluntad por doquier – dejar de preocuparme por la iglesia de Dios y la misión de llevar el evangelio a toda criatura.
B. Sinceramente, a veces me canso de:
1. Ser responsable
2. Resistir las tentaciones que el diablo lanza
3. Cristianos irresponsables o llenos de apatía
4. Que la gente sea tan egoísta y materialista
5. Esforzarme por motivarme a mí mismo y a otros cristianos
6. Preocuparme por personas – y ser rechazado o defraudado
7. Que la maldad prospere tanto – y la justicia tenga que luchar tanto para progresar.
8. Tratar de sufrir pacientemente
9. Esforzarme por guardar la paz – que me importe que la gente se resiente o se enoje.
10. Hablar la verdad de Dios en vez de algo que agrade más
11. Buscar la manera de alcanzar las almas cuando muchas sencillamente deseen que las dejemos en paz.
C. Pero, no puedo dejar de hacerlo. No debo. No podemos desistir de perseverar.

I. Jeremías No Pudo Dejar de Anunciar el Mensaje de Dios

A. Una época peligrosa y un mensaje urgente
B. La respuesta: rechazarlo, ridiculizarlos y perseguirlo
C. El desánimo de Jeremías (Jeremías 20:7,8,10,14-18)
1. Elías – sólo yo me quedo (1 Reyes 19:14)
2. Jesús (Mateo 17:17)
D. El fuego que no lo dejaba en paz (Jeremías 20:9)
E. No deje de persistir con interés y ánimo en la voluntad de Dios

II. No Podemos Dejar de Persistir Porque:

A. Por el premio que se pierde. Es poner demasiado en juego.
1. Padres con un niño enfermo (salvadoreño cerca de Atiquizaya)
2. 2 o 3 empleos para proveer por la familia
3. Padres con un niño difícil
4. La derrota comienza con el desánimo (no con la rebeldía).
a. Abandonar la lucha significa perder el cielo y resultar en el infierno.
b. Es ofensivo pero: (1) persevero hacia el cielo o (2) resultaré en el infierno a pesar de todo lo que hice en el pasado (Hebreos 3:12- 14; 4:1; 2 Corintios 5:10,11)
5. Moisés perdió la tierra prometida (Números 20:1-12) porque, por un momento, estuvo tan desanimado que no le importó. Gracias a Dios, no perdió el premio final porque nunca abandonó por completo el camino de Dios (Deuteronomio).
6. Quizá tropecemos, pero siempre podemos volver a levantarnos. La victoria requiere levantarse una vez de las que se cae.
7. Si recordamos la seriedad de lo que está en juego, persistiremos.
B. Porque demasiadas almas serán lastimadas: la iglesia y la gente.
1. Estamos juntos en esto. La iglesia es el plan de Dios para mantenernos animados y cerca de la cruz (Efesios 4:16). Si yo me desanimo y dejo de perseverar …. ¿?
2. Si usted abandona el camino, cada miembro del cuerpo se debilita (1 Corintios 12:21,22)
3. Pablo y Demas (2 Timoteo 4:10)
4. Su desánimo puede ser “la gota que colmó el vaso” para otros.
Puede producir una reacción en cadena. (Vea video)
5. Lo opuesto en cuanto a los inconversos – el impacto de una persona que NO deja de persistir en busca de las almas perdidas (Jeremías – el remanente).
6. 12,780 personas morirán en las dos horas de esta reunión.
7. El Vuelo 93 de la United: pasajeros valientes “Vámonos ya”.
8. Que la voz profética sea escuchada
9. Tenemos que hacer todo esfuerzo y todo sacrificio para que no pierdan el premio.
C. Porque el costo pagado para lograr este premio es enorme.
1. Jeremías es uno de miles (héroes fieles de Hebreos 11:35-38)
2. La Pasión de Jesús: azotado, crucificado, aflicción del alma.

Conclusión:

A. Porque nuestro Dios no deja de persistir para que logremos el premio.
B. ¡Recuerde lo que está en juego! ¡Recuerde el maravilloso premio!