Es Tiempo Que Entreguemos Nuestra Casa a Dios

Es Tiempo Que Entreguemos Nuestra Casa a Dios
Josué 24:15

Introducción:

A. No es posible en base al mandamiento o la obligación.
B. Requiere el poder del ejemplo suyo y una relación íntima con su esposa e hijos.
C. El ambiente espiritual y emocional del hogar tendrá un impacto poderoso en la decisión espiritual de los hijos.

I. La Entrega de Su Casa a Dios Comienza con la Entrega de Su Corazón: Enamorarse del Señor

A. No hay relación con Dios sin la entrega del corazón
1. Hay que creer de todo corazón (Hechos 8:37; Romanos 10:10)
a. En la persona de Jesucristo (Juan 8:24)
b. En la cruz – Su amor y Su sacrificio (Marcos 16:15,16)
c. En la resurrección – Su victoria y Su Deidad (Romanos 10:9)
2. Hay que ser compungido de corazón por sus pecados (Hechos 2:37)
3. Hay que cambiar de corazón = arrepentirse (Hechos 2:38)
4. Hay que obedecer de corazón – la forma (Romanos 6:17,18)
a. A la cual fuisteis entregados
b. El corazón muere a su propia voluntad (Gálatas 2:20) Deja de pertenecer a uno y llega pertenecer a Dios.
B. Hay que entrar en una relación personal de amor con el Señor.
1. Lo primero que Dios siempre ha buscado (Marcos 12:29,30; Deuteronomio 6:4,5)
2. El esposo de Su pueblo
a. Convertíos porque … (Jer. 3:6-14) Jeremías 3:14
b. Desposados con un solo esposo (2 Corintios 11:2)
3. La conversión = la unión espiritual con el Señor.
a. No un sencillo contrato de negocios sino la unión de 2 espíritus.
b. En (unión con) Cristo (Romanos 6:3)
c. Unidos en matrimonio espiritual a Cristo (Romanos 7:1-4)
d. Un espíritu con el Señor (1 Corintios 6:16,17)
e. Una relación amorosa – íntima – no un acuerdo estéril.

II. La Entrega de Su Casa a Dios Incluye la Entrega de Su Autoridad: Enamorarse de la Voluntad de Dios.

A. No puede haber 2 jefes en un solo hogar
B. Este es el cambio que Dios busca: Su voluntad escrita en mi corazón (Jeremías 31:31-33)
C. Con esto comienza
1. El deseo de hacer Su voluntad (Juan 7:17)
2. La clave es el amor de la verdad (2 Tesalonicenses 2:10)
D. Ciertamente tenemos que conocer Sus instrucciones, pero es mucho más que memorizarlas:
1. Es tenerlas como un tesoro en el corazón (Salmos 119:11)
2. Es amarlas (Salmos 119:97)
D. El resultado es que viviremos por ella:
1. Cuando tenemos la verdad en nosotros (1 Juan 2:4,5)
2. Cuando lo amamos, somos obedientes (Juan 14:15)
3. No nos son gravosos (1 Juan 5:3)
E. Tenemos que creer y comunicar a nuestra familia que la voluntad de Dios es lo mejor para su vida.
1. Porque Dios está dedicado a nuestro bien (Romanos 8:31)
2. Porque Dios sabe lo que hace, aun cuando uno no lo comprende (Isaías 55:8,9)
3. Porque sin Su guía, andamos a ciegas (Proverbios 14:12; Salmos 119:105)

III. La Entrega de Su Casa a Dios Incluye la Entrega de Su Vida: Sacrificarse con Gozo

A. Con el mayor placer gasta su vida entera (2 Corintios 12:15)
1. Talentos
2. Tiempo
3. Dinero
4. Hijos
B. Llega a ser extravagante en su adoración del Señor (Lucas 7:36-50)
C. Su vida entera se convierte en un servicio de adoración al Señor (Romanos 12:1)
D. Con gozo cumple lo que falta de las aflicciones de Su Salvador por la iglesia (Colosenses 1:24).
E. ¿Cómo sucede todo esto?
1. ¿Enamorarse del Señor?
2. ¿Enamorarse de Su Voluntad?
3. ¿Sacrificarse por El con Gozo?

IV. La Entrega de Su Casa a Dios Comienza con la Obra de Dios: Su Amor Incansable Hacia Nosotros

A. El amor de Cristo nos constriñe (2 Corintios 5:14)
1. No se logra con mandamientos
2. No se logra con argumentos lógicos
B. Le amamos porque Él nos amó primero (1 Juan 4:10,19)
C. Admirados de Él y atraídos a Él por la cruz (Juan 12:32)
D. Arraigados y cimentados en amor (Efesios 3:17-19)
E. Atónitos ante tan incomparable amor (Romanos 5:6-8)
F. Como la mujer pecadora, por comprender
1. Cuánto nos ha perdonado
2. Cuánto le ha costado

Conclusión:

A. ¿Será Tiempo que Usted Entregue Su casa a Dios?
B. Cuando :
1. El maravilloso amor de Dios le ablanda el corazón
2. Jesucristo le atrae por Su cruz
3. Su corazón se constriñe y se domina por el amor de Dios
C. Entonces, de veraz, habrá entregado su casa a Dios