Amnesia Espiritual

Amnesia Espiritual

Introducción:

A. ¿Puede usted imaginarse cuán horrible sería sufrir de la amnesia?
B. Ilustración personal: mi madre (Alzhéimer).
C. Muchas veces nosotros sufrimos de una forma de “Alzhéimer” espiritual que puede ser intencional o puede ser causada por la negligencia (Juan 1:23,24).
D. Una de las funciones de la Biblia es revelarnos la verdad acerca de nosotros mismos, pero frecuentemente se nos olvida quien somos conforme a la revelación de Dios en Su Palabra.

I. Se Nos Olvida Cuán Insignificante Somos Comparados con Dios

A. A veces el ser humano se cree tan importante (por su negocio o empleo, por los logros, el dinero, la inteligencia, la fama, la belleza, la fuerza). Se nos olvida que la totalidad de todas las naciones sumadas no son más que un grano de polvo en las balanzas ante nuestro Dios Soberano (Isaías 40:15).
B. Tendemos a creer que tenemos el derecho a la independencia – de dirigir nuestra propia vida. Se nos olvida que no somos más que barro – meras criaturas ante nuestro Dios Creador (Romanos 9:20).
C. El hombre se tan poderoso que lograr casi cualquier meta está a su alcance (Mateo 20:22). Se nos olvida no somos más que el polvo – débiles ante nuestro Dios Todopoderoso (Salmos 103:14).
D. Vivimos como si fuéramos a vivir para siempre – tan confiados que tenemos un futuro. Se nos olvida que somos como un vapor que aparece y al momento desaparece ante nuestro Dios Eterno (Santiago 4:13-15).
E. Nos gusta pensar que somos buena gente – no como la gente verdaderamente perversa y malvada del mundo. Se nos olvida que lo mejor que logramos en nuestro día más consagrado es aun suciedad – pecadores miserables – ante nuestro Dios Santísimo (Isaías 64:6).
F. De esta manera describen las Escrituras la realidad del ser humano bajo la potestad del pecado. Con tanta facilidad se nos olvida la realidad nuestra. No obstante, hay “buenas nuevas”: todo esto no toma en cuenta lo que Jesucristo ha logrado por nosotros por medio de Su vida, muerte, resurrección y ascensión a la diestra de Dios.

II. Se Nos Olvida Cuan Significante Podemos Ser Para Dios en Cristo

A. Se trata del valor potencial que Dios ha asignado a cada uno – lo que podemos ser si aceptamos Su amor y Su gracia manifestada en Jesucristo – si recibimos Su Palabra de todo corazón y llegamos a ser hacedores de la Palabra.
B. Somos niños que tenemos el rostro del Padre.
1. Hechos a Su imagen (Génesis 1:26,27).
2. Al nacer un bebé es común preguntar, ¿a quién se parece?
3. Recreados conforme a la imagen de Dios (Efesios 4:24; Colosenses 3:10).
C. Somos los amigos por los cuales murió y con quienes desea estar muy cercano (Juan 15:13-1; 14:23).
D. Somos el cuerpo que lo llena y por el cual hace Su obra en este mundo (Efesios 1:22,23).
E. Somos la esposa con la cual desea vivir para siempre (2 Corintios 11:2; Efesios 5:25-27).
F. Somos su herencia (Tito 2:14; 1 Pedro 2:9; Deuteronomio 4:20; Efesios 1:18).
G. Somos embajadores del Maestro del universo (2 Corintios 5:20).
H. Somos reyes y sacerdotes para Dios (Apocalipsis 1:6).
I. Somos herederos de Dios (Gálatas 3:29; Romanos 8:16.17).
J. Somos barro pero somos el barro que Él preparó para la gloria (Romanos 9:23).
K. Somos polvo pero todo lo podemos hacer por medio de Cristo (Filipenses 4:13).
L. Somos un vapor pero inmortales por medio del evangelio (1 Corintios 15:53; 2 Timoteo 1:10).
M. Somos trapos de inmundicia pero llegamos a ser justicia de Dios en Cristo, santos y sin mancha (2 Corintios 5:21;Efesios 5:27).

Conclusión:

A. Es vital que recordemos quienes somos – comparados con Dios y para Dios en Cristo.
B. El camino para tener esta identidad exaltada (Gálatas 3:26,27).
C. La manera de estar seguros de no perderla (Romanos 8:12-14).